El envejecido o anticato nace del análisis de las obras maestras de la arquitectura, en la que el desgaste de la piedra por el paso del tiempo, lejos de deteriorarlas, las ha embellecido y enriquecido aún más. En Mármoles del Nido aconsejamos especialmente nuestros envejecidos para patios, jardines, baños y terrazas.